lunes, marzo 17, 2008

Posted by Manuel Mª | File under : ,


16.03.2008, en el diario El País:

Registros de ADN para niños especialmente peligrosos

El director forense de Scotland Yard propone incluir en una base de datos a los menores de cinco años con una conducta que manifieste un futuro asesino


Ya se adelantó en Minority report la idea de identificar a los criminales antes de que actuaran. Aunque el procedimiento sea distinto y no intervengan seres humanos con facultades extraordinarias que anticipen el futuro, el director forense de Scotland Yard, Gary Pugh, ha propuesto crear bases de datos que procesen el ADN de niños potencialmente peligrosos, según publica The Guardian. Los menores de cinco años con una conducta que manifieste un futuro asesino serían los candidatos a ingresar en este registro.

Pugh no ha especificado los métodos para reconocer a los criminales del futuro pero defiende que los beneficios obtenidos de la identificación de los homicidas deberían ser suficientes para convencer a la sociedad de la necesidad de la medida. "Tenemos que descubrir quiénes son las principales amenazas", argumenta Pugh, seguro de la exigencia de abrir un debate al respecto.

Las reticencias de los padres a incluir a sus hijos en esta base de datos, el papel de los profesores en la identificación de conductas asesinas o el estigma que podría acompañar a los niños el resto de sus vidas al ser señalados como criminales en potencia son algunos de los recelos que ha suscitado el polémico registro entre los grupos defensores de las libertades civiles que tildan las declaraciones del forense de "novela de ciencia ficción". Sin embargo, a pesar de que Reino Unido cuenta con la mayor base de datos de ADN de Europa con 4,5 millones de muestras genéticas, Gary Pugh argumenta que "el elevado número de crímenes sin resolver demuestra que no es suficiente".

Un reciente estudio del Instituto británico de Investigación de Políticas Públicas ha sugerido que los programas de prevención de conductas criminales deberían aplicarse en edades muy tempranas porque los típicos agresores comienzan a actuar entre los 10 y los 12 años, según recoge The Guardian.

Shami Chakrabarti, directora de Liberty, una organización defensora de los derechos civiles, ha criticado abiertamente la propuesta del director forense de Scotland Yard: "Los ciudadanos británicos respetan a la policía y están abiertos a excéntricos debates pero jugar con la inocencia de nuestros menores es ir demasiado lejos", protesta Chakrabarti.

Chris Davis, de la Asociación de Directores de Escuelas Primarias, ha apuntado que la creación de bases de datos para criminales en potencia supone "un paso hacia un Estado policial" y un grave peligro puesto que significa "condenar a niños por algo que todavía no han hecho". Para Davis, la función de los profesores no es identificar a los "niños potencialmente peligrosos" sino educarlos.

Sin embargo, Pugh considera que entre las ventajas de crear los registros para menores hay una nada desdeñable: ahorro de grandes sumas de dinero ya que los crímenes violentos cuestan a Reino Unido cerca de 17 billones de euros al año.

La policía británica, que desde 2004 tiene la capacidad legal de tomar muestras genéticas a los detenidos mayores de 10 años, ha incluido desde entonces en una base de datos de ADN a medio millón de jóvenes de entre 10 y 18 años, según datos publicados la semana pasada.


Vale, entonces podríamos hacer un test a los niños de tres años para separar aquellos que en el futuro puedan ser criminales, de los que puedan hacer una carrrera universitaria (ya que presentarán aptitudes que lo señalarán) de los que tengan un comportamiento poco efectivo en los estudios del jardín de infancia y que podrían dedicarse a ser mano de obra sin cualificar. Y en un poco de tiempo, cuando ya tengamos un perfil genético de cada categoría, podremos hacer esto antes incluso de que hayan nacido, lo cual sería muy eficiente.
Evidentemente, para hacer esa clasificación el papel de los profesores será determinante, y su labor como docentes cabrá añadir la de detectives a la busca y captura de los futuros delicuentes.

Si suena a sinsentido, es que lo es.

Esta noticias es un ejemplo claro de deteminismo genético. Si buscamos en la wikipedia el sentido de este término encontramos:
"La definición del determinismo genético varía. Normalmente se la considera como la hipótesis según la cual todos los fenotipos físicos y conductuales están determinados únicamente por los genes. En ocasiones, estas ideas son atrubuidas por los medios o por ciertas ciencias sociales a los biólogos, o atribuidas asimismo a los defensores de la psicología evolutiva. Aunque, así planteado, la mayoría de los biólogos lo considerarían una interpretación parcial y malintencionada de sus investigaciones."

Las declaracioes que aparecen en esta noticia se ajustan bastante a estas ideas; todo está marcado por los genes, así que lo que una persona alcance a hacer solo tendrá que ver con ellos, nada tendrá que ver con su educación, el entorno social en el que se mueva o las oportunidades de las que disponga. Más aún, si esto es así es inútil emplear recursos sociales en según que personas, ya que su futurii está escrito.

Buscando por la red me he topado con un abstract de un artículo que resume bastante bien las cuestiones sociales y científicas implicadas en esta cuestión. El artículo es deMiguel Mureno Muñoz y apareció en 1995 (esta cuestión viene ya de hace tiempo) en la Gaceta de Antropología:

"En períodos de crisis económica y social, las situaciones de marginación y pobreza suelen ser presentadas como irreversibles y como signo evidente del fracaso de las medidas educativas y asistenciales anteriores. Estas circunstancias constituyen el terreno abonado para una amplia aceptación de opiniones que sitúen en lo biológico, en lo genético o en la raza las causas de la marginación, los altos niveles de fracaso escolar, el desempleo, la delincuencia y el bajo coeficiente intelectual medio. La genética, en concreto, ha sido y sigue siendo la disciplina preferida para dar el barniz seudocientífico a planteamientos ideológicos, insolidarios y antisociales difícilmente digeribles en crudo. En el trabajo sugiero que una argumentación filosófica seria contra los supuestos de las teorías hereditaristas de la inteligencia y del determinismo genético debe tener en cuenta ciertas aportaciones básicas de la biología molecular y la genética de la conducta"

De los mucho libros que tratan acerca de como se pueden utilizar los descubrimientos científicos para apoyar interéses de grupos sociales concretos, se pueden citar No está en los genes, de Lewontin, Rose y Kamín, y La falsa medida del hombre, de Stephen Jay Gould (por poner dos ejemplos)


"La genética ni explica ni puede explicar las diferencias entre grupos sociales en cuanto a capacidades intelectuales, éxito económico o estatus social alcanzado. Este recurso explicativo a la genética coincide con el tirón inercial de las modas científicas para servir de pretexto a claros intereses ideológicos y antisociales, cuyos presupuestos son contrarios a las aportaciones de la literatura experimental en biología molecular y genética de la conducta". Miguel Moreno Muñoz. Univ.Granada

1 comentarios: