martes, octubre 16, 2007

Posted by Manuel Mª | File under : ,




Cualquier alumno/a de Ciencias de la Tierra y del Medioambiente de 2º de bachillerato reconoce la importancia que tiene una buena ordenación del territorio para evitar problemas relacionados con factores ambientales, como pueden ser unas lluvias intensas. Parece ser sin embargo que, nuestros políticos, no tuvieron la suerte de cursar esa asignatura.

Copio el texto de una noticia aparecida en el diario Levante-Emv:

" L. B. B., Valencia ¿Qué ha influido más en las inundaciones que ha sufrido la Marina Alta: la limpieza y el estado de los barrancos o el urbanismo desarrollado en la comarca?

El Consell atribuye los daños a la cantidad de agua y al estado de limpieza de los cauces y barrancos, según coincidieron en señalar el vicepresidente Gerardo Camps y el conseller de Medio Ambiente, José Ramón García Antón.Por el contrario, la ministra Cristina Narbona atribuyó a «la euforia y al exceso de construcción» parte de los efectos devastadores de las lluvias en el litoral valenciano.

Sin embargo, los cuatro expertos consultados por este periódico lo tienen claro: influye más la ordenación del territorio. Sobre todo «la mala planificación del territorio» . La presencia de cañas arrastradas por la gran avenida, como ha sucedido en Beniarbeig, puede tener alguna influencia puntual pero no ser la causa de la inundación. Tal como asegura la directora del departamento de Geografía de la Universitat de València, Francesca Segura, «las cañas no socavan un puente, pero sí los coches y neveras que arrastraba la corriente» . Y añade que la vegetación es «beneficiosa» ya que ralentiza la velocidad del agua y evita la erosión. Segura advierte, como el resto de expertos consultados por Levante-EMV , que «las cuencas de drenaje de los ríos se han alterado mucho en los último cincuenta años por lo que la capacidad de la cuenca cambia. Y ante precipitaciones extraordinarias o de intensidad sostenida el río no puede vehicular las grandes avenidas y se producen los desbordamientos» . Y citaba que en El Verger «se ha construido en la orilla del río. Aunque suene duro decirlo ahora, el modelo de urbanismo que se aplica al final pasada factura» . Esta experta en hidrología de pequeños sistemas fluviales relativiza, además, que el Patricova (el plan de riesgos de inundación) no prevea la problemática suscitada tras las últimas lluvias. «El Patricova es un documento hecho a escala 1:50.000 y no puede recoger detalles puntuales de determinadas zonas. Y es un punto de partida, no de llegada, para que los planes generales elaboren estudios de inundabilidad a escala 1:10.000 o, mejor, a 1:5.000» .

Chalés en el río.
En similares términos se expresa el catedrático de ingeniería hidráulica y medio ambiente de la Politécnica, Juan Marco Segura quien advierte que «todo lo que sea llover por encima de 300 litros por metro cuadrado son palabras mayores» . Considera la presencia de cañas en el cauce irrelevante ya que esta vegetación se «dobla, se rompe y se va río abajo» . Más preocupante es, a su juicio, «que en Els Poblets algunos chalés se hayan construido prácticamente dentro del río» aunque, como se edificaron antes de aprobar el Patricova, allí siguen. Similar situación es la de Xàbia donde «se sabía lo que pasaría ahora hace diez años ya que existe un cauce antiguo que va al Arenal por el medio del término, pero el plan general de Xàbia, aprobado antes que el Patricova, ignora esta circunstancia».
¿Qué se puede hacer en estas circunstancias «Son situaciones que cuesta mucho dinero resolver porque habría que expropiar a los propietarios, restituir las zonas inundables...» aunque la principal receta es «aplicar el sentido común y tener en cuenta los mapas de riesgo de inundación» , señala el catedrático quien advierte que el Patricova tampoco es perfecto y que «deberá revisarse» .
El profesor del Departamento de Urbanismo de la Politécnica, Fernando Gaja, también advierte sobre el caso concreto de Calp. «Se ha construido sobre el cordón dunar y en zonas con altísimo riesgo de inundación» . Gaja pudo ver con sus propios ojos el pasado viernes «cómo tuvieron que romper el paseo marítimo para que desaguara y no ejerciera de muro contención. La urbanización que se ha hecho en Calp impide la escorrentía natural de la zona» .
Por último, Alejandro Pérez Cuevas, del departamento de geografía recuerda que las precipitaciones a pesar de ser considerables no son la excepción en la comarca de la Marina Alta. «Las precipitaciones se han producido en la zona más torrencial de España que es el sector norte de Alicante» ya que en Tormos se han llegado a recoger hasta 918,6 litros en veinticuatro horas por lo que la zona debería estar preparada para estas precipitaciones tan cuantiosas por lo que considera que las inundaciones son «totalmente evitables» .

Tienes el enlace a la noticia aquí

* Desde el Les Ciències en el Broch (que tenéis enlazado a la derecha) enlazamos un documento del Instituto Nacional de Metereología, explicando las causas de las intensas precipitaciones.

Informe del INM

1 comentarios: